Apple se olvida de Steve Jobs

El pasado 5 de octubre se conmemoraron los 9 años del fallecimiento del fundador de Apple Computers, Steve Jobs, quien es reconocido como un genio de la mercadotecnia y un visionario de la tecnología. Bajo su mando la empresa logró ser un referente y sobre todo, consiguió que sus computadoras alcanzaran el grado de íconos. 

Como es sabido, fue corrido de su propia empresa en 1985 y en 1997 regresó a ocupar el mando y llevar a Apple a un lugar donde pocas compañías han logrado llegar. La segunda vuelta de Jobs como director fue como una persona más madura y habiendo conseguido experiencia en otros aspectos de negocio. Reconoció de inmediato que Macintosh había perdido el rumbo y tenía una oferta de productos dispar, sin sentido y difícil de entender para los compradores.

Esto lo arregló generando una línea de productos sencilla, quitando configuraciones innecesarias y creando un ecosistema donde todos los productos de un mismo usuario funcionaran de forma simple para brindar al dueño una experiencia completa. Esto, por supuesto, ha ido mejorando con los años, pero en 1997 se planteó esta forma de trabajar.

¿Cómo es Apple 9 años después?

Es claro que la mano de Steve Jobs queda presente en algunos aspectos de los productos, como el diseño, sin embargo, en aspectos un poco más relevantes también es claro que Tim Cook ha decidido ir en una dirección diferente a la de su antecesor.

Empecemos hablando de la línea de productos, Jobs buscaba que no hubiera más de tres variaciones de un mismo producto, es decir, teníamos un iPod Classic, con tres configuraciones de almacenamiento, o una MacBook y una MacBook Pro, que sí incluía dos tamaños de pantalla y tres opciones de configuración. Pero no había más, en cuanto a los iPhone, teníamos dos versiones cuando mucho y sin opciones de tamaño de pantalla.

Más en JustBe México: Tu niñ@ puede crear el auto del futuro

Hoy podemos contar al menos tres opciones vigentes de iPhone (incluida la versión barata), las versiones regulares con dos opciones de pantalla cada una y una diferencia en tamaños entre el iPhone 8, Iphone X y iPhone XI Pro, lo cual genera una variedad amplia.

Otro aspecto muy sonado y que es sabido que Steve Jobs siempre estuvo en contra, es el Apple Pencil, Jobs decía que teníamos en nuestras manos todas las herramientas que necesitábamos para usar un dispositivo, nuestros dedos, y que no era necesario más.

¿Todo es malo?

Se puede argumentar que algunas de estas decisiones han sido positivas, por ejemplo el Apple Pencil es una herramienta que ha sido de mucha utilidad y que brinda posibilidades extras a las aplicaciones, por lo que es claro que no todos estos cambios que se alejan de la filosofía del fundador de esta empresa son malos.

Pero sí hay un tema muy importante que se ha ido perdiendo: el control de calidad. En las épocas de Jobs, descargar un nuevo sistema operativo significaba que no iba a tener errores graves o que no iba a haber errores visibles para el usuario y que ellos iban a tener una computadora más veloz en la mayoría de los casos. En los últimos años hemos visto sistemas operativos con demasiadas fallas, al grado de que las críticas han sido muy fuertes, de especialistas y usuarios comunes, además de que en algunas ocasiones han llegado sistemas muy pesados que no usan de la mejor forma los recursos del equipo.

Entonces… ¿sigo comprando Mac?

La respuesta es sí, Tim Cook no es el visionario que era Steve Jobs, pero no es ningún improvisado, es un CEO con otras fortalezas, por ejemplo, ha llevado a la empresa a una bonanza económica nunca antes vista y ha mantenido el crecimiento tecnológico, lo que los usuarios de Apple podrían pedir, es que dejaran un poco la política de seguir tendencias y volver al frente de la innovación y ser ellos quienes marquen el camino, recordemos una de las frases célebres de Steve Jobs: “Muchas veces, la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas”.

Sergio Armenta
Periodista y evangelizador de WordPress, bajista de Amity, amante de los gadgets y los legos. Pumas, Lakers, McLaren.