Elige alimentarte de manera saludable con esta receta de HSI México

Pasta with Roasted Tomatoes, Chickpeas and Arugula

En estos días, donde tenemos todo el día a los niños en casa, es importante brindarles algo que les encante pero además que sea saludable. Es por eso que uno de los platillos preferidos de todos es la pasta, y si la acompañas de vegetales será un platillo que sorprenderá a todos.

 Es por eso que en esta ocasión HSI México, una de las organizaciones de protección animal más grandes a nivel mundial, con presencia en más de 50 países, incluyendo México te invita a Elegir opciones vegetarianas en lugar de carne, huevo y lácteos  es beneficioso para nuestra salud. Y reemplazar la proteína animal aunque sea un día a la semana es una excelente manera de ganar energía, verte y sentirte mejor.

Sobre Humane Society International

 HSI trabaja por reducir el sufrimiento de todo tipo de animales, animal de granja, animal de compañía, y fauna silvestre, con el fin de crear un mundo más sostenible y humanitario.

 A continuación te dejamos una propuesta de receta…

 Pasta con Tomates Rostizados, Garbanzos y Arúgula

Pasta with Roasted Tomatoes, Chickpeas and Arugula

 Rinde 4 porciones

 Ingredientes

 ·         3 libras (1350 g) de tomates ciruela medianos, cortados a la mitad longitudinalmente

·         2 dientes de ajo picados

·         1 cucharada de condimento italiano

·         1/4 a 1/2 cucharadita de pimiento rojo triturado

·         1/4 taza (60 ml) más 1 cucharada de aceite de oliva o de uva, dividido

·         Sal marina y pimienta negra, al gusto

·         2 cucharadas de sal marina

·         12 onzas (340 g) de trigo integral o pasta de otro grano, de cualquier forma

·         1 lata (400 g) o 1 1/2 tazas de garbanzos cocidos, escurridos y enjuagados

·         4 tazas (bolsa grande) de arúgula ligeramente compactada

·         Ralladura  de 1 limón (más jugo, opcional, para servir)

·         Precalentar el horno a 400 F (200 C).

 Preparación

 Extiende los tomates en una bandeja para hornear o en una bandeja para hornear con borde. Mezcla el ajo, el condimento italiano, el pimiento rojo, 1/4 taza (60 ml) de aceite y unas pizcas de sal y pimienta y luego vierte la mezcla de manera uniforme sobre los tomates. Revuelve o mezcla para cubrir. Ásalos en el horno hasta que estén suaves y ligeramente dorados, aproximadamente 45 minutos. (Si te gustan los tomates más tiernos, tápalos a 350 ° F [175 ° C] durante aproximadamente 25 minutos).

 Llena una olla grande con 6 cuartos de galón de agua y 2 cucharadas de sal y déjala hervir. Agrega la pasta y cocine hasta que esté al dente, de acuerdo con las instrucciones del paquete. Reserva 1/4 taza (60 ml) de agua de pasta para adelgazar la salsa si es necesario.

 Cinco minutos antes de que la pasta esté lista, calienta una sartén a fuego medio y agrega el aceite restante. Agrega los garbanzos y saltéalos durante 3 minutos. Mientras tanto, tritura la mitad de los tomates asados ​​en un tazón grande con un tenedor y déjalos a un lado, reservando la otra mitad. Agrega la arpúgula a la sartén y revuelve hasta que se marchite. Escurre la pasta y combina los garbanzos, la arúgula, la pasta cocida y la ralladura de limón en el tazón, y luego mezcla para incorporar. Agrega el agua de pasta reservada según sea necesario para adelgazar la salsa.

 Divide la pasta entre cuatro platos, cubre con los tomates tostados restantes y agregue sal, pimienta y jugo de limón al gusto.

 Nota: Si no planeas correr un maratón al día siguiente, puedes usar solo 1/4 de taza (o 4 cucharadas soperas) de aceite en total para tostar y marchitar la arúgula. Luego cuece solo 6 onzas de la pasta junto con dos latas de garbanzos para obtener menos carbohidratos, menos calorías y más proteínas y fibra.

 Receta adaptada de “No Meat Athlete” de Matt Frazier.

Hugo González
Soy periodista y Locutor. Soy uno con la fuerza y la fuerza me acompaña... Me encanta la fotografia, la radio y la producción. Soy amante del Beisbol, le voy a los Tigres y a los Dodgers y en el Fucho a mis Pumas, como no los voy a querer.