Hablemos de LeBron

Los Lakers ganaron su decimoséptimo título en la historia de la mano de un polémico jugador, LeBron James, quien a su vez obtuvo su cuarto título de la NBA y al mismo tiempo el cuarto título de Jugador Más Valioso (MVP).

Cualquier aficionado del basquetbol puede entender la importancia de James para este deporte, sería ridículo relegar a este jugador a ser uno más en una liga que ha sido capaz de dar grandes atletas mundiales e históricos. Así que, su nombre ya está asegurado en los libros de leyendas, no cabe duda de eso.

¿Qué es lo que molesta de LeBron?

Hay varios motivos por los que LeBron es incómodo para algunos fanáticos, desde su ingreso a la NBA, hay mucha gente que está en contra de que los jugadores lleguen directo de la preparatoria a la liga, pues dicen que deben tener una educación formal, esto no importó a Bron Bron y en el año 2003 apareció en el Draft de la NBA para ser elegido en primera posición por los Cavaliers de Cleveland.

También hay quienes rechazan la cobertura mediática a este jugador, a lo cual también debemos tomar en cuenta que Michael Jordan tenía probablemente más prensa mundial tras de él, sin embargo, vivimos en épocas diferentes y al día de hoy un solo video puede ser replicado cientos de veces y visto por millones de personas en minutos, lo que genera una idea de mayor atención de los medios.

Por último mencionaremos su postura ante su propia historia en el deporte, pues él mismo ha dicho ser “el mejor jugador de la historia del basquetbol”, punto debatible por infinidad de posturas y que en algunas de ellas probablemente tenga razón, sin embargo, el punto en contra aquí, es que sea él quien lo dice, pues ningún otro gran atleta (tal vez exceptuando a Zlatan Ibrahimovich en el futbol) se ha atrevido a declararse el “GOAT” de ninguna disciplina. Esto ha llevado a que pareciera tener una contienda directa con Michael Jordan, quien al día de hoy tiene el gran consenso mundial de ser el mejor basquetbolista de la historia, incluso llevándolo a buscar protagonizar una nueva versión de la famosa película “Space Jam”.

La otra cara de “King James”

Sí, LeBron es polémico y eso no va a cambiar, pero hay un lado de él que tiene mucho menos cobertura y a largo plazo puede llegar a ser incluso más relevante: I Promise School. James nació y creció en la pobreza, por lo que conoce los retos que debe sortear una persona para poder salir de esas circunstancias y sabe que una de las principales ayudas es la educación, pero él no se quedó ahí, pues en su institución los alumnos reciben alimentos, libros, ropa y lo indispensable para poder concentrarse únicamente en sus estudios, además de por supuesto tener un programa deportivo interesante.

Además de esto, siempre ha tenido una marcada postura política, ha puesto cara y enfrentado al actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y ha rechazado la posibilidad de ir a la Casa Blanca al convertirse en campeón. Quienes debaten sobre MJ y LBJ siempre dan la victoria a LeBron en este aspecto.

Lo mejor que puede pasar en las ligas deportivas es tener gente con ganas de competir, de ser los mejores, tal vez lo que se le pudiera criticar es su exceso de confianza o falta de humildad, dependiendo de la perspectiva, pues finalmente también son ejemplos a seguir. Aunque también debemos agradecer su ejemplo altruista y su postura política de ayuda, equidad y mejora social.

Felicidades a LeBron James y a los Lakers de Los Angeles, por su más reciente título de la NBA.

Sergio Armenta
Periodista y evangelizador de WordPress, bajista de Amity, amante de los gadgets y los legos. Pumas, Lakers, McLaren.