Tres pueblos mágicos de Michoacán para disfrutar con mamá

El 10 de mayo está a la vuelta de la esquina y las experiencias extraordinarias son uno de los mejores regalos que podemos dar o recibir y si estás pensando en cómo festejar a tu mamá, te sugerimos que la invites a pasar unos días maravillosos en el estado de Michoacán.

Seguramente en alguno de los pueblos mágicos de la entidad podrán celebrar de una forma original y divertida. Aquí te dejamos una guía con tres sugerencias.

Cuitzeo del Porvenir: con aguas termales para relajarse

Situado en el norte de Michoacán, este pueblo mágico tiene hermosas calles coloniales para recorrer a pie. 

Cuitzeo, Michoacán.

Los lugares imperdibles de este lugar son el Santuario de Guadalupe, el Templo del Hospital Franciscano y el maravilloso Ex Convento Agustino de Santa María Magdalena.

TAMBIÉN PUEDES LEER EN JUSTBE MÉXICO: Día de los Pueblos Mágicos: seis lugares para comer riquísimo

A escasos 10 minutos del centro de Cuitzeo, encontrarán la zona arqueológica Tres Cerritos, un importante centro religioso de los purépechas.

Para relajarse durante el viaje, Cuitzeo ofrece las aguas termales de Huandacareo, una zona de balnearios. Como están alrededor de los brotes de manantiales y aguas termales, el sitio es ideal para descansar y desconectarse.

No pueden salir del lugar sin dar un paseo por el Lago de Cuitzeo, el segundo más grande de México. Aquí probarán lo mejor de la gastronomía de la zona, ya que este sitio es famoso por el exquisito charal que los lugareños cocinan.

Mientras contemplan el paradisiaco paisaje, también pueden deleitar su paladar con las deliciosas especialidades que se preparan a la orilla del lago: charales, tilapia, ancas de rana o mole de guajolote.

Tacámbaro, Michoacán: para los espíritus aventureros

Este pueblo mágico se ubica a cinco horas de la CDMX. Está entre las montañas de la tierra caliente, donde la brisa fresca y el viento cálido se alternan. Por esta razón se le conoce también como el Balcón de Tierra Caliente y se dice que es el sitio con la temperatura perfecta.

Tacámbaro, Michoacán.

Tacámbaro es una excelente alternativa si tú y tu mamá disfrutan los escenarios naturales. Tiene sitios como: las cascadas del Arroyo Frío, con su caudalosa e impresionante caída, sin olvidar las lagunas La Alberca y La Magdalena. 

En la zona boscosa se localiza La Alberca de Chupio, un cráter de volcán apagado que funciona como lago y en el que podrán meterse a nadar. 

Si prefieren las aventuras, la opción ideal es la Laguna de la Magdalena, un sitio donde podrán realizar escalada libre, senderismo o tirolesa.

TAMBIÉN PUEDES LEER EN JUSTBE MÉXICO: Acura Integra 2023 ya tiene fecha de lanzamiento

Y, como todo lugar se conoce y reconoce por su gastronomía, Tacámbaro sabrá complacerles con sus típicas y deliciosas carnitas, ¡que tienen más de 80 años deleitando paladares!

Santa Clara del Cobre: artesanías con herencia purépecha

Es un hermoso y brillante pueblo que se ubica a una hora de la capital michoacana. Este sitio vio su nacimiento en 1553 y se caracteriza por su rica herencia purépecha.

Santa clara del Cobre, Michoacán.

Los pobladores de Santa Clara son magníficos artesanos que elaboran increíbles piezas de cobre. Han conservado esta tradición desde tiempos prehispánicos.

Lo imperdible en este pueblo mágico es el centro y por supuesto el Museo Nacional del Cobre, en donde apreciarán en vivo el martillado. 

No puedes irte de Santa Clara sin probar las tortas de tostadas, una excelente y muy típica opción. ¡Su paladar se los agradecerá!

Para cerrar la visita puedes obsequiarle a mamá alguna de las maravillosas piezas que fabrican los artesanos locales. Hay desde trastes, hasta joyería, muebles, esculturas, máscaras, llaveros o decoraciones para el hogar.  

Si deseas más información sobre las atracciones turísticas de Michoacán te dejamos la página de la Secretaría de Turismo de la entidad.

Caro Rojas
Caro Rojas Periodista y comunicóloga, orgullosamente UNAM. Cuento historias de la farándula financiera, bienestar y estilo de vida. Mis dos favs: color rosa y pop de los 90’s. Empecé a correr para ir por los taquitos y ahora formo parte de Adidas Runners México.