¡No tires el residuo del café molido! Aquí 6 usos saludables

De acuerdo con el International Coffee Organization,  Finlandia tiene el primer lugar mundial en el consumo anual de café, con 12 kilos del grano por persona, seguido por Noruega con 10 kilos; el tercer sitio lo ocupa Suecia con 8 kilos y el cuarto lugar, le corresponde a Estados Unidos con 4 kilos. En México, según PROFECO, el 85% de los mexicanos toman de una a tres tazas al día que en promedio suman 1.3 kilos al año y son los hombres quiénes más lo consumen; por lo que los expertos de T-fal, comparten contigo siete formas de aprovechar el residuo del café con beneficio en tu hogar, tu piel y jardín, entre otros.

  1. Elimina olores desagradables. En un recipiente abierto pon los restos del café, después colócalo en el baño, cerca de la basura o dentro del refrigerador.
  2. Combate la humedad en tu clóset y en los cajones. Prepara pequeñas bolsitas de tela que transpire con los restos del café dentro y colócalos hasta el fondo.
  3. Utilízalo como un exfoliante natural. En una esponja pon el café y delicadamente frota sobre tu rostro para eliminar las células muertas.
  4. Crea tu propio jabón. Mezcla la borra del café con restos de tu jabón de pasta y agua, forma una nueva pasta. Déjala secar y listo, tendrás jabones exfoliantes con aroma a café.
  5. Elimina las ojeras. Coloca restos del café sobre las ojeras, permite que repose unos minutos y después enjuaga con agua tibia.
  6. Protege y fortalece tu jardín. No solo los restos del café, también los asientos del líquido son ideales para regar de forma equilibrada plantas y árboles, ofrecen nutrientes y potencian la vida bacteriana de la tierra.

Con estos fáciles y prácticos consejos podrás obtener beneficios adicionales a una deliciosa taza de café.

Más en JustBe México: Hablemos de LeBron

Hugo González
Soy periodista y Locutor. Soy uno con la fuerza y la fuerza me acompaña... Me encanta la fotografia, la radio y la producción. Soy amante del Beisbol, le voy a los Tigres y a los Dodgers y en el Fucho a mis Pumas, como no los voy a querer.